CASA EN OLIVOS

Asociado/coautor: Arq. Axel Tanner

Contexto
La propiedad se implanta sobre un terreno de 10×15, en Olivos, Barrio ubicado a 5 km al norte de la ciudad de Buenos Aires, de densidad baja, donde prepondera la tipología de casa entre medianeras de planta baja y 1°piso. Respetar la impronta morfológica del barrio de casas bajas, con techo de tejas y revoque blanco, fue uno de los objetivos principales, cuando encaramos la refuncionalización de una vivienda tradicional de Olivos para convertirla en dos casas que comparten el mismo terreno. Debido a los límites físicos del terreno dado por las medianeras, se creó un paisaje interior y contrariamente a esa situación en la planta alta se reforzó la condición de elevación, potenciando las visuales lejanas sobre el barrio.

Investigación
Las preguntas que expresamos en el punto ÍCONO decantaron a medida que fuimos consolidando el proyecto, llegando a un equilibrio entre el demoler y el construir, entre lo viejo y lo nuevo, entre lo antiguo y lo contemporáneo, entre lo prescindible e imprescindible, entre el gasto y la inversión, entre el hacer y el no hacer…

Materia
Se mantuvieron los retiros del frente y del contrafrente, respetando la normativa vigente. Además se buscó recuperar la mayor cantidad de elementos existentes, a partir de una arquitectura coherente con el entorno y sin excesos. La cubierta, las losas de los entrepisos y la pared portante central aportaron las pautas donde luego se ubicó el nuevo proyecto. Como el presupuesto era acotado y se buscaba construir en un mismo lote las dos viviendas, una para uso permanente y otra para renta, optamos por mantener los elementos que caracterizan la arquitectura tradicional del barrio y reducir los costos. Estas condicionantes llevaron a que la obra se resolviera con sistemas constructivos tradicionales que prescindieran de mano de obra especializada, con extrema simpleza de detalle. La elección de los materiales se hizo en base a un criterio económico, sin descuidar ni la austeridad ni la sensibilidad de los espacios. Es por esto que los 220 m2 de pisos se realizaron en cemento alisado en un solo día. De la edificación existente se reutilizaron las ventanas. Para hacer alacenas, los postigos se transformaron en muebles, los pisos de madera en mesadas y las puertas interiores se reubicaron en la planta alta.

Sistema
Se buscó aprovechar gran parte de la envolvente de las dos casas que se organizaron en una planta cada una, la permanente en planta baja y la destinada a renta en planta alta. La planta baja se estructura entre dos patios y el muro portante central existente. Con esta configuración, los sectores públicos se vinculan con el patio que coincide con el ingreso, y a su vez se relaciona con la calle, los dormitorios y el estudio con el patio que se ubica en el contrafrente y tiene un carácter más íntimo.

Vínculos
El programa era igual para ambas viviendas. En el lugar común de uso público que coincide con el patio de acceso, se califican las funciones interiores con las exteriores. Donde en el interior se cocina, en el exterior está el semicubierto de mesa y parrilla; por su parte, el estar comedor, se encuentra en relación al cielo abierto. Los baños se encuentran en la zona más profunda de la planta, para dar prioridad a la ventilación natural de los locales de primera categoría. Por esto los baños se materializan en su perímetro con una raja de vidrio superior que permite la iluminación natural durante el día. Las habitaciones completan el programa, siendo una el dormitorio principal, y las otras dos, flexibles para uso de estudio y/o dormitorios de hijos. En el patio de acceso de la planta alta se realizó un desnivel y un cerramiento vertical. Esto se hizo con el fin de individualizar los usos del patio delantero y resolver cuestiones de intimidad entre las unidades, sin perder las visuales hacia la calle.